22 de mayo de 2015

LA ASCENSIÓN
de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo
 
 
Ascendiste con gloria, oh Cristo nuestro Dios, y regocijaste a tus discípulos con la promesa del Espíritu Santo. Porque creyeron en la bendición de que Tú eres verdaderamente el Hijo de Dios, el Salvador del mundo.