Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

El Verdadero Objetivo de la Vida Cristiana

La plegaria, el ayuno, las vigilias y las otras prácticas cristianas, son aparentemente buenas en sí mismas, pero no constituyen el objetivo de la vida cristiana. El verdadero objetivo de la vida cristiana consiste en la adquisición del Espíritu Santo de Dios. En cuanto a la plegaria, el ayuno, las vigilias, la limosna y toda buena acción hecha en nombre de Cristo, no son más que medios para alcanzar la adquisición del Espíritu Santo.
-San Serafín de Sarov

"Sin la Iglesia no hay Cristianismo"

El Nuevo Mártir San Hilarión de Verey

La Sexta Clase-22/12/2012 a las 10 am.

La sexta clase del estudio del nuevo Mártir de Rusia San Hilarión, titulado "Sin la Iglesia no hay Cristianismo", se reunirá el 22 de diciembre del 2012 a las 10 am. en la Misión de San Juan Clímaco.

En la sexta clase vamos a discutir la sexta sección del escrito titulado, Los Cristianos-Una Creación Nueva.

San Hilarión insiste que la Iglesia es la única creación que unifica al género humano y no es sólo una doctrina. Esta unificación del género humano es la "nueva criatura, quiere decir de la Iglesia." Como discutimos en la clase anterior el Espirita Santo lleva a esta unión, pero "fuera de la Iglesia y sin la Iglesia la vida cristiana es imposible...quedaría sólo la doctrina cristiana, la que de por si no podría renovar al Adán caído."


"La Imagen de Dios Invisible"

Dando gracias a Dios Padre, que os ha hecho capaces de participar de la herencia de los santos en la luz. El Padres nos libró del poder de las tinieblas y nos trasladó al reino del Hijo de su amor, en quien tenemos la redención y la remisión de los pecados; que es la imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque en El fueron creadas todas las cosas del cielo y de la tierra, las visibles y las invisibles, los tronos, las dominaciones, los principados, las potestades; todo fue creado por El y para El. El es antes que todo y todo subsiste en El. El es la cabeza del cuerpo de la Iglesia; El es el principio, el primogénito de los muertos, para que tenga la primacía sobre todas las cosas.  [Colosenses 1: 12-18]

El Icono de la Santísima Virgen María de Kursk

Alégrate, Virgen María, llena eres de gracia, El Señor es contigo,  Bendita eres entre las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre,  porque has dado a luz al Salvador de nuestras almas.


LA PRESENTACIÓN AL TEMPLO

DE NUESTRA SOBERANA SEÑORA LA SANTÍSIMA  MADRE DE DIOS Y SIEMPRE VIRGEN MARÍA 
Nacida por la Gracia Divina concedida a sus padres por causa de sus plegarias, la Santísima Virgen María vivió con ellos desde su nacimiento hasta la edad de tres años. Desde los primeros años ellos le inculcaban el hecho, que Ella pudo nacer solo gracias a las ardorosas súplicas y oraciones a Dios y por ello ya antes de Su nacimiento había sido consagrada a Él. Por ello Su lugar — estaba en el templo del Señor donde iba a ser educada según la ley de Dios.
Esta intención de Joaquín y Ana — de consagrar a Dios a su hija — fue conocida en Jerusalén, y para este acontecimiento se congregaron sus parientes, amigos, y conocidos, y entre ellos las jóvenes coetáneas de la Santa María.
Las niñas que acompañaban a la Santísima Virgen María en el camino al Templo portaban cirios encendidos e iban cantando salmos. Acercándose esta marcha al templo, salieron a Su encuentro los sacerdotes, encabezados por el sumo sacerdote.