Ir al contenido principal


¡Cristo ha nacido!

¡Glorifiquémosle!

«Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su hijo, nacido de mujer», para salvar a la raza humana (cfr. Gálatas 4:4). Y cuando hubo llegado el noveno mes desde que el arcángel Gabriel se apareció a la Virgen María, diciendo: «Alégrate, llena de gracia [….] concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo» (cfr. San Lucas 1:28, 31)—en aquel tiempo se promulgó un edicto de parte de Cesar Augusto para que todo el mundo fuese empadronado. De acuerdo con este edicto, todos tenían que ir a su pueblo natal para ser inscritos allí. Por lo tanto, el justo José se marchó con la Santa Virgen a Belén, la ciudad de David, pues ambos eran de la casa real de David. Pero habiendo un gran número de personas en aquella pequeña ciudad a causa del censo, José y María no pudieron encontrar posada en ningún lugar, y hallaron refugio en una cueva que los pastores utilizaban como corral de ovejas. En esta cueva la Santísma Virgen dio a luz al Salvador del mundo, el Señor Jesucristo. Dando a luz sin dolor—pues fue concebido sin pecado, del Espíritu Santo y no de hombre—ella misma lo envolvió en pañales, lo adoró como Dios, y lo acostó en un pesebre. Entonces el justo José se acercó y lo adoró como el fruto divino de un vientre virginal. Entonces los pastores llegaron de los campos, dirigidos por un ángel de Dios, y lo adoraron como Mesías y Salvador. Los pastores habían escuchado una multitud de ángeles cantando: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad entre los hombres» (cfr. San Lucas 2:14). En aquel tiempo, también vinieron unos magos del Oriente, guiados por una maravillosa estrella, y trayendo sus dones: oro, incienso, y mirra. Estos le adoraron como Rey de reyes, y le ofrecieron sus dones (cfr. San Mateo 2:1-11). Así vino al mundo Aquel cuya venida había sido anunciada por los profetas, nacido como estos habían profetizado: de la Santísima Virgen, en la ciudad de Belén, de la familia de David según la carne, en tiempos cuando ya no había en Jerusalén un rey de la tribu de Judá, sino que Herodes el extranjero estaba en el trono. Después de muchos tipos y figuras, mensajeros y heraldos, profetas y justos, sabios y reyes, finalmente apareció el Señor del mundo y Rey de reyes, para llevar a cabo la obra de la salvación de la humanidad que no podía ser realizada por sus siervos. ¡A Él gloria y alabanza por los siglos! Amén.






Comentarios

Entradas populares de este blog

¡MEMORIA ETERNA AL PRIMER SACERDOTE ORTODOXO PUERTORRIQUEÑO!

Por
Á. M. Nieves-Rivera

Por la gracia de Dios tuvimos la oportunidad de conocer y compartir brevemente en sus últimas semanas de vida con un sencillo y polifacético hombre, de quien mucho se ha dicho más nunca conoceremos los pormenores de su vida en su totalidad.  El nombre de pila de Padre Pedro fue Pedro Tomás Pérez Nazario (nació un 22 de diciembre de 1932 y falleció un 22 de febrero de 2012) y fue tonsurado sacerdote de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa un 30 de abril de 1972 en Bayamón, Puerto Rico.  Aunque retirado del sacerdocio, Padre Pedro fue un buscador de la verdad y como San Lazaro vivió en la pobreza en medio de la pomposa  Área Metropolitana.  Fue el Padre Juan Carlos Ríos (Misión de la Santa Protección de la Theotokos, Kissimmee, FL) quien por primera vez nos trajo a nuestra atención la historia olvidada de este caballero, de quien muchas historias existen más pocas se conocen.  De entre sus atributos se …

Visita de un Antiguo Amigo

El 23 de abril de 2018 la Misión Ortodoxa San Juan Clímaco recibió la visita de Padre Timoteo Creemens, quien es sacerdote de la Iglesia Ortodoxa en América (OCA) en el estado de Pennsylvania. Esta visita fue bien significativa porque Padre Timoteo guió a la Familia Justiniano durante su jornada para entrar a la Santa Iglesia Ortodoxa hace más de 20 años atrás. Durante su estadía pudo disfrutar de la belleza de Puerto Rico y lugares históricos de San Germán y Viejo San Juan. El domingo 29 de abril Padre Timoteo cosirvió la Divina Liturgia junto a Padre Gregorio y hasta hizo el esfuerzo de hacer algunas exclamaciones en español. En la predicación, Padre Timoteo nos recordó que todos somos como el paralítico, siendo paralizados por nuestras pasiones. El exhortó a la comunidad a responder la pregunta que hizo El Señor al paralítico: "¿Quieres ser sanado?" También nos recordó que El Señor nos provee todo y solamente tenemos que responder a ese llamado.


Al finalizar la Divina Lit…

Semana de la Pasión

SEMANA DE LAPASIÓN

GRAN MIÉRCOLES SANTO Divina Liturgia de los Dones Presantificados 24 de abril de 2019 7:00 pm
GRAN JUEVES SANTO La Santa y Redentora Pasión de Nuestro Señor Jesucristo Maitines de los 12 Evangelios 25 de abril de 2019 6:00 pm
GRAN VIERNES SANTO Solemne Traslado del Epitafios Vísperas del Gran Viernes Santo 26 de abril de 2019 7:00 pm Lectura de los Salmos Frente a la Tumba 11:00 pm
GRAN SÁBADO SANTO La Santa Resurrección de Nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo El Oficio Pascual 27 de abril de 2019 10:00 pm