Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2017

Itinerario de los Servicios de la Natividad

LA NATIVIDAD SEGÚN LA CARNE  DE NUESTRO SEÑOR, DIOS Y SALVADORJESUCRISTO

VIGILIA DE LA NATIVIDAD sábado, 6 de enero de 2018 5:00 pm
DIVINA LITURGIA DE LA NATIVIDAD domingo, 7 de enero de 2018 10:00 am

---------------

Hemos esperado con fervor el Nacimiento del Señor. Entonces, ¿cómo queremos celebrar esta festividad? ¿De forma trivial o de forma espiritual? Depende de lo que busquemos: ¿la “magia” de estos días, en la cual trabaja mucho “el señor del ardid”, o la alegría de esta fiesta, así como lo dispone nuestra Iglesia? Ciertamente, la festividad del Nacimiento del Señor tiene un profundo sentido espiritual, santo y redentor, porque no se trata de celebrar cualquier suceso nacional o civil, sino la misma revelación, entre nosotros los hombres, del Hijo de Dios, en un cuerpo como el nuestro. Así, tenemos la unión de la criatura, con el mismo Ser Eterno, Dios. El objetivo de tal Encarnación no es otro que la deificación del hombre. De esta manera, con el Nacimiento del Señor no hacemos sino vi…
DOMINGO DE LOS SANTOS ANTEPASADOS DE CRISTO DIOS

Stíjos  para los Antepasados  Al celebrar hoy la conmemoración de los Antepasados, venid, Oh fieles, alabemos con fe, a Cristo el Redentor, Quien los magnificó entre todas las naciones. El Señor que hace prodigios extraños como es Precioso y Todopoderoso; Quien, de sus estirpes nos mostró una Vara de poder, Ella es María, la Inmaculada Joven de Dios, que no conoció hombre alguno, de Quien procedió Cristo la Flor, ramificando a todos, vida, felicidad sin fin y eterna salvación.

Oh Soberano, Tú que rescataste a los jóvenes santos del fuego y a Daniel de las bocas de los leones; Que bendijiste a Abraham, a Isaac Tu siervo y a Jacob su hijo. Oh Tú, que Te complaciste en devenir de sus simientes, como nosotros, para salvar nuestros antepasados que se cayeron antiguamente; y en ser crucificado y sepultado para aplastar las ataduras de la Muerte y levantar a los muertos desde antaño. Nosotros, pues, adoramos Tu Reino
Eterno, Oh Cristo.