Ir al contenido principal

El Justo Lázaro, Príncipe de Serbia

Monasterio de Ravanica

Lazar Hrebeljanović, también conocido como el Zar Lazar, fue un noble serbio (Knyaz), gobernante de Serbia, que luchó y murió en la Batalla de Kosovo, a la que su nombre y vida están indisolublemente vinculados. Es una figura heroica en la mitología serbia, y un santo de la Iglesia Ortodoxa Serbia.

Lazar nació en Prilepac (cerca de Novo Brdo) en 1329. Era hijo del canciller imperial Pribac Hrebeljanović, de una familia originaria del clan Grbalj. Se educó en la corte del Zar Dušan en Prizren. Más tarde fue ascendido a Knez (Knyaz) por el sucesor de Dušan, el Zar Stefan Uroš V. A pesar de su título imperial, Uroš era un líder débil e ineficaz, lo que permitió a los nobles locales ganar poder e influencia a costa de la autoridad central.

Lazar dejó Prizren a principios de los años 1370 y se dedicó a consolidar su poder en las regiones del norte de Serbia en torno a su corte en Kruševac. Aunque se comprometió como vasallo de Stefan Uroš, en 1371 se negó a participar en la Batalla de Maritza, en la que la mayor parte del ejército imperial serbio fue aniquilado por una fuerza del Imperio otomano. Poco después murió Stefan Uroš. Había sido el último de los emperadores Nemanjić. A través de una combinación de diplomacia, acción militar, alianzas y familia, Lazar surgió del vacío de poder resultante como el más poderoso noble serbio que no estaba al servicio de los otomanos. Adquirió legitimidad dinástica casándose con Milica Nemanjić, a pesar de conservar sólo el título de Knez menor. Sin embargo, utilizó el nombre imperial de "Stefan", así como la autocracia. Aunque en 1377 reconoció los derechos del Rey Tvrtko I de Bosnia (cuyo linaje Nemanjić era mucho más fuerte que el de Lazar), en 1378, se proclamó "Señor de los serbios y del Danubio, Stefan Príncipe Lazar, autócrata de todos los serbios", gobernando la gran Serbia Morava. De esta manera, Lazar podría mantener el poder de facto, mientras que sólo cedió un título ceremonial a Tvrtko, que nunca logró recuperar las antiguas instituciones del poder central de los Nemanjić.

Kivot
La primera mención de hostilidades con los otomanos en el territorio de Lazar es una crónica de 1381, cuando las fuerzas de Lazar derrotaron a los turcos en la batalla del río Dubravnica cerca de Paraćin. Después no existe ningún registro de confrontaciones entre Lazar y los turcos hasta 1386. Lazar movilizó a otros nobles, entre ellos Tvrtko, el rey de Bosnia, y en 1386 vencieron a las tropas de Murad I en la batalla de Pločnik, lo que obligó a los otomanos a replegarse al sur, hacia Niš.

Alrededor de 1380 Lazar fundó el monasterio de Ravanica y en torno a 1388 el de Ljubostinja. En 1387, formó un gran contingente de fuerzas para responder a las fuerzas invasoras del Imperio otomano, que incluía a todos los caballeros serbios de su reino. Las dos grandes fuerzas se reunieron en 1389 en la batalla de Kosovo, donde Lazar murió, junto con gran parte de la élite política de Serbia, entre ellos Miloš Obilić, que logró dar muerte al sultán otomano Murad I. 

La Iglesia Ortodoxa Serbia canonizó a Lazar como San Lazar, que se celebra el 28 de junio. Varias pequeñas iglesias ortodoxas serbias y misiones en todo el mundo llevan su nombre. En el monasterio de Ravanica se le han atribuido algunas curas milagrosas.





Para más información sobre el monasterio de Ravanica visite el siguiente enlace https://ravanica.rs/





Comentarios

Entradas populares de este blog

¡MEMORIA ETERNA AL PRIMER SACERDOTE ORTODOXO PUERTORRIQUEÑO!

Por
Á. M. Nieves-Rivera

Por la gracia de Dios tuvimos la oportunidad de conocer y compartir brevemente en sus últimas semanas de vida con un sencillo y polifacético hombre, de quien mucho se ha dicho más nunca conoceremos los pormenores de su vida en su totalidad.  El nombre de pila de Padre Pedro fue Pedro Tomás Pérez Nazario (nació un 22 de diciembre de 1932 y falleció un 22 de febrero de 2012) y fue tonsurado sacerdote de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa un 30 de abril de 1972 en Bayamón, Puerto Rico.  Aunque retirado del sacerdocio, Padre Pedro fue un buscador de la verdad y como San Lazaro vivió en la pobreza en medio de la pomposa  Área Metropolitana.  Fue el Padre Juan Carlos Ríos (Misión de la Santa Protección de la Theotokos, Kissimmee, FL) quien por primera vez nos trajo a nuestra atención la historia olvidada de este caballero, de quien muchas historias existen más pocas se conocen.  De entre sus atributos se …

NUEVAS NOTICIAS

Porque de Él, y por Él, y para Él, son todas las cosas. A Él sea la gloria por los siglos. Amen. -Romanos 11:36
¡Gloria a Dios, por todo!
Gracias a Dios experimentamos y todavía estamos experimentando unas realidades de crisis en la isla. Por fin podemos dar testimonio de que todo lo que el Señor nos manda es para nuestro bien, para nuestro crecimiento y salvación.  
San Isaac de Nínive nos recuerda que, Dios nos manda enfermedades para la salud del alma, para que nos acerquemos mas a Él y que realmente abramos la puerta de nuestros corazones. 
El huracán María llegó a Puerto Rico el 20 de septiembre de 2017, víspera de la Natividad de nuestra Señora la Teotokos. Iniciamos el año eclesiástico dando servicios sin interrupción desde la misma semana del huracán. ¡Gloria a Dios! 
El templo no sufrió daños y pudimos conservar la prósfora, gracias a unos queridos vecinos que extendieron la mano y nos permitieron usar la nevera de ellos, ya que contaban con planta eléctrica. 
El monasterio de …

La Iglesia Ortodoxa

La Ortodoxia es la Única Verdad
Muchos consideran que la Ortodoxia es una de las muchas “iglesias”. Es decir, un aspecto del cristianismo, otros consideran la Ortodoxia como una religión. Ortodoxia en el sentido literal significa correcta doxa(gloria, fe y opinión). No es una de las “iglesias” porque es la Una y verdadera Iglesia de Cristo. Esto naturalmente no es arrogancia sino la VERDAD. Puesto que el Señor ha constituido sólo una Iglesia, ¿cómo nosotros hablamos de muchas? Tampoco la Ortodoxia se puede llamar religión, porque la religión es una superstición; cada religión intenta cubrir las necesidades psicológicas del hombre. Al contrario la Ortodoxia sana al hombre padeciente psicológicamente (se entiende a todo hombre) y le hace santo, esto es la grandiosa y tangible demostración de la Ortodoxia. Hablando sobre la Ortodoxia no debemos repetir el error de Pilato, cuando preguntó a Cristo: “Qué es la verdad” (Jn 18,38). Lo correcto, lo ortodoxo es: “Quién es la verdad”. Porque la v…