Ir al contenido principal

La Dormición de la Madre de Dios


El Señor, que dio en el Monte Sinaí su Quinto Mandamiento: «Honra a tu padre y a tu madre» (cfr. Éxodo 20:12), mostró por su propio ejemplo cómo uno debe respetar a sus padres. Colgando de la Cruz en agonía él recordó a su madre, y dirigiéndola al apóstol Juan, le dijo: «Mujer, he ahí a tu hijo» (cfr. San Juan 19:26). Después de esto, dijo a Juan: «He ahí a tu madre» (cfr. San Juan 19:27). Y proveyendo así para Su madre, exhaló su último suspiro. Juan tenía un hogar en el Monte Sión en Jerusalén en que la Madre de Dios se asentó; allí vivió el resto de sus días en la tierra. Mediante sus oraciones, sus tiernos consejos, su humildad y su paciencia, ella ayudó grandemente a los Apóstoles de su Hijo. Pasó la mayoría del tiempo en Jerusalén, visitando a menudo los lugares que le recordaban los grandes eventos y las grandes obras asociadas con su Hijo - principalmente el Gólgota, Belén y el Monte de los Olivos. De sus viajes más largos, se mencionan su visita a San Ignacio el Teóforo en Antioquía; su visita a San Lázaro (el que nuestro Señor resucitó en el cuarto día), que era Obispo de Chipre; su visita a la Santa Montaña de Athos, la cual bendijo; y su estadía en Éfeso con San Juan el Teólogo durante el tiempo de la feroz persecución de cristianos en Jerusalén. En su vejez, a menudo rogaba a su Señor y Dios en el Monte de Olivos, el sitio de Su Ascensión, que la llevara de éste mundo tan pronto como fuera posible. Finalmente, el Arcángel Gabriel se le apareció y le reveló que entraría en su descanso dentro de tres días. El ángel le dio una rama de palma para ser llevada durante su procesión funeral. Ella volvió a su hogar con gran gozo, deseando en su corazón ver una vez más en esta vida a todos los Apóstoles de Cristo. El Señor cumplió su deseo y todos los Apóstoles, traídos por ángeles en las nubes, llegaron al mismo tiempo al hogar de Juan en Sión. Llenándose de alegría al verlos, les alentó, aconsejó y consoló. Después de esto, entregó su alma a Dios en paz, sin ningún dolor o enfermedad física. Los Apóstoles tomaron el ataúd con su cuerpo, que emitía un perfume aromático, y en la compañía de muchos cristianos lo trasladaron al sepulcro de sus padres, Santos Joaquín y Ana, en el Jardín de Getsemaní. Por la Providencia de Dios, una nube les ocultó de la muchedumbre de los judíos. Aún así, el sacerdote judío Antonio asió el ataúd con la intención de volcarlo, pero en ese momento un ángel de Dios le cortó ambas manos. Gritando de dolor, imploró a los Apóstoles que lo ayudasen, y fue sanado al confesar su fe en el Señor Jesucristo. El apóstol Tomás estaba ausente, de nuevo según la Providencia de Dios, para que un nuevo y gloriosísimo misterio de la Santa Madre de Dios fuera revelado. Tomás llegó al tercer día de estos sucesos, y deseaba venerar el cuerpo de la Santísima Virgen. Pero cuando los Apóstoles abrieron el sepulcro, encontraron sólo el sudario - el cuerpo no estaba en la tumba. Esa misma noche, la Madre de Dios se apareció a los Apóstoles rodeada por innumerables ángeles, y les dijo: «Regocíjense, pues estaré con ustedes siempre». No se sabe exactamente qué edad tenía la Madre de Dios al momento de su dormición, pero la opinión prevaleciente es que había alcanzado los sesenta años.






Comentarios

Entradas populares de este blog

¡MEMORIA ETERNA AL PRIMER SACERDOTE ORTODOXO PUERTORRIQUEÑO!

Por
Á. M. Nieves-Rivera

Por la gracia de Dios tuvimos la oportunidad de conocer y compartir brevemente en sus últimas semanas de vida con un sencillo y polifacético hombre, de quien mucho se ha dicho más nunca conoceremos los pormenores de su vida en su totalidad.  El nombre de pila de Padre Pedro fue Pedro Tomás Pérez Nazario (nació un 22 de diciembre de 1932 y falleció un 22 de febrero de 2012) y fue tonsurado sacerdote de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa un 30 de abril de 1972 en Bayamón, Puerto Rico.  Aunque retirado del sacerdocio, Padre Pedro fue un buscador de la verdad y como San Lazaro vivió en la pobreza en medio de la pomposa  Área Metropolitana.  Fue el Padre Juan Carlos Ríos (Misión de la Santa Protección de la Theotokos, Kissimmee, FL) quien por primera vez nos trajo a nuestra atención la historia olvidada de este caballero, de quien muchas historias existen más pocas se conocen.  De entre sus atributos se …

Visita de un Antiguo Amigo

El 23 de abril de 2018 la Misión Ortodoxa San Juan Clímaco recibió la visita de Padre Timoteo Creemens, quien es sacerdote de la Iglesia Ortodoxa en América (OCA) en el estado de Pennsylvania. Esta visita fue bien significativa porque Padre Timoteo guió a la Familia Justiniano durante su jornada para entrar a la Santa Iglesia Ortodoxa hace más de 20 años atrás. Durante su estadía pudo disfrutar de la belleza de Puerto Rico y lugares históricos de San Germán y Viejo San Juan. El domingo 29 de abril Padre Timoteo cosirvió la Divina Liturgia junto a Padre Gregorio y hasta hizo el esfuerzo de hacer algunas exclamaciones en español. En la predicación, Padre Timoteo nos recordó que todos somos como el paralítico, siendo paralizados por nuestras pasiones. El exhortó a la comunidad a responder la pregunta que hizo El Señor al paralítico: "¿Quieres ser sanado?" También nos recordó que El Señor nos provee todo y solamente tenemos que responder a ese llamado.


Al finalizar la Divina Lit…

Semana de la Pasión

SEMANA DE LAPASIÓN

GRAN MIÉRCOLES SANTO Divina Liturgia de los Dones Presantificados 24 de abril de 2019 7:00 pm
GRAN JUEVES SANTO La Santa y Redentora Pasión de Nuestro Señor Jesucristo Maitines de los 12 Evangelios 25 de abril de 2019 6:00 pm
GRAN VIERNES SANTO Solemne Traslado del Epitafios Vísperas del Gran Viernes Santo 26 de abril de 2019 7:00 pm Lectura de los Salmos Frente a la Tumba 11:00 pm
GRAN SÁBADO SANTO La Santa Resurrección de Nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo El Oficio Pascual 27 de abril de 2019 10:00 pm